lunes, 9 de octubre de 2017

SALVEMOS AL MAR MENOR


Hoy os escribo a vosotros, lectores.
El Mar Menor es un trozo de mar vallado naturalmente con arena casi en todo el extremo. 
Mi abuelo me contaba que cuando era pequeño el Mar Menor albergaba mucha variedad marina. Muchas familias iban hasta ella para pasar el día y se bañaban en sus aguas. Recuerda cuando las noches de verano iban a la playa a jugar a las cartas, a hablar o a bañarse bajo las estrellas. Pesca, actividades acuáticas, turismo.... Era el protagonista y le encantaba. 
Para muchos fuiste muy importante en sus vidas. Pero hoy en día algo se nos fue de las manos y es algo que no me dijo mi abuelo. No porque no esté sino porque se ve a simple vista.
La avaricia, la codicia, el deseo, el exceso, el dinero, la ignorancia....
En apenas unos años hemos acabado contigo. Oigo tus gritos en la noche pidiendo auxilio con esa voz apagada de tanto luchar sola y que pasen de ti. Veo tu sangre derramada en modo de peces flotando, medusas, algas y espuma en la orilla. Hemos acabado con parte de tu vida marina, prácticamente toda y cegándote la vista con esas aguas turbias de color verde. Y lo peor es que no es solo a ti sino en las playas, en la zona seca con la basura tirada y el exceso de edificios en La Manga. Vergüenza le daría a mi abuelo y dolido se sentiría de ver cómo su infancia murió con esa aguas.
Pero aún no es tarde y existen remedios, soluciones para dejar de darle puñaladas a algo que no puede moverse por tenerlo atado. 
Sin el Mar menor todos nosotros nos vamos a la mierda. Basándonos en lo económico: No mar, no turismo, no agricultura, no dinero. Basándonos en el amor: No mar, no lugar de paisaje, de disfrutar, de vivir.
Hacer las cosas bien es dinero y bienestar para todos. Si eso no lo entiendes, vuelve al colegio. 

Unámonos entre todos, cambiemos el error que estamos cometiendo. Solo así podremos ganar.


viernes, 29 de septiembre de 2017

MARCHA MTB LA EXPLOSIVA DE LA PILA

Para ser mi primera carrera de mtb tengo que decir que fue una autentica pasa desde su inicio hasta su final en Fortuna, Murcia.

Para empezar llegué a tan solo cinco minutos de la salida y por si fuera poco me dijeron que no estaba en la lista de inscrito pero finalmente si estaba. Tras ese susto y relajado empezaba todo.

Fue una sensación genial ir unos kilómetros con todas las bicicletas y ademas con un inicio de mucho sube y baja muy explosiva entrando y saliendo del pueblo. Nunca en mi vida había cambiado tantas veces de marchas y piñones como en este tramo. Se me salio la cadena una vez y no pinché en toda la prueba cosa que me alegró bastante ya que soy muy lento cambiando las llantas y todo lo que conlleva. Las bajadas en senda fue lo que mas me gustó y mas si eran técnicas y tenia que ir hasta derrapando. Las bajadas de pista fue divertido porque cuando lo hacia con algún grupo cada uno pillaba su camino y nos adelantábamos continuamente. Las subidas de pista, especialmente la primera, fue muy aburrido pero suerte que iba con otros ciclistas e íbamos tirando uno del otro por lo que eso le dio a mi gusto un toque de emoción. Las subidas de senda, algunas siendo técnicas, para mi fue lo peor porque aquí en Cartagena hay poca senda para entrenar así y la verdad es que me daba un poco de inseguridad. Ademas eran super empinadas en alguno que otro momento tuve que poner pie en el suelo y en otras ocasiones la rueda mi patinaba. La última subida fue de carretera y para mí no fue tan heavy como me lo pintaban los demás corredores y en el avituallamiento previo a esa subida. Era una mezcla de San Julián y Atalaya, lo que estoy mas acostumbrado. Así que para subir contaba las pedaladas que daba sin mirar hacia delante para que así, se me hiciera menos pesado. Luego vino una bajada de bastantes kilómetros de senda y finalmente de pista, llana y con piedras, lo disfruté pero me hubiera gustado mas si lo hubiera hecho en grupo ya que es mas divertido. Para terminar, justo al entrar al pueblo una bajada de escalones en seda bastante empinada y un camino bastante jodido donde desde la meta se veía. Naty me dijo que muchos se cayeron ahí, yo tuve suerte y lo hice sin caerme. Para acabar una meta terminada en una subida interesante con el fin de llegar hasta mi damisela, dale un besazo y contarle mi experiencia alucinando como un crío pequeño. 

Lugar: Fortuna, Murcia
Posición:
Pos.Cat:
Distancia: 45Km, 1100m+
Tiempo: 3h22min




viernes, 15 de septiembre de 2017

XXIV SUBIDA A LA FUENTE DEL SAPO

Aquel día reviví el pasado. Mis inicios en el mundo de las carreras, en el mundo del trail. Una de las primeras carreras que hice. Quería revivir ese momento, sin reloj, sin GoPro en mano, volver a vivir lo que es correr y ahogarse. Apenas estaba entrenado ya que ahora me ha dado por la bici. Pensé que iba a ser mas fácil pero iluso de mí me equivoqué. Con mis dos princesas en la meta salí escopeteado hacia esa vuelta del pueblo con todas las ganas del mundo, llegado a la tierra.... fue otra historia. Despacio y disfrutando, así es como acabé la carrera. 5k de subida y 4 de bajada. Cientos de valientes para buscar un maldito sapo que un año mas nadie vio. ¿Quizás un mito? ¿una leyenda? ¿o una realidad? En sus 24 intentos nadie lo ha visto pero sea cierto o no El sapo siempre estará en nuestra mente como ficción o realidad.
Una carrera de verano para disfrutar del ambiente.

Lugar: El Algar:
Distancia: 9´5km
Posición: 212/ 459
Pos.Cat: 42/ 80
Tiempo: 00:50:40
Ritmo: 5:17

domingo, 27 de agosto de 2017

LLEGÓ EL MOMENTO DE PARTIR

Descanso tranquilo. La brisa cálida acaricia el asfalto bajo mis pies. Plasmo en mi papiro las letras de las calles, cada punto kilométrico sé donde está. Esta todo visualizado en mi mente.
Cierro los ojos, no oigo nada y lo oigo todo. ¿Coches? ¡Música! ¿El ruido de una ciudad? ¡Gente chillando! Diviso a lo lejos un punto donde todo se pierde, diviso lo que es la meta, lo que fue mi sueño. Asfalto caliente y adrenalina alimentan mi cuerpo. La paz en un oasis, la soledad de mas de mil corredores. Los sonidos tubulares de una uúica persona cuyo poder es suyo, el speaker. Sin su cuenta atrás. Sin su pistoletazo no somos nada, solo simples marionetas esperando a ser movidas por una meta común, llegar hasta el final.

Cuando llegue el momento partiré hacia mi destino....


viernes, 18 de agosto de 2017

V BURRO TRAIL

Una tarde de verano donde el calor está siempre al acecho unos poquitos duendecillos... No sé... ¡TRESCIENTOS VEINTITRÉS DUENDES! nos lanzamos desde Perín y sus fiestas hacia las cumbres y crestas que esconde dicho lugar dando a mil maravillas de paisajes. ¿Paisajes? ¡SUS CUESTAS! Nada mas dar la señal de la salida empezamos ya a realizar un gran serrucho culminando cada subida con un paisaje 360º de montañas lejanas, campo, Peñas Blancas y un gran atardecer que nos acompañó durante toda la carrera. Yo, tras apenas correr desde Febrero en la participación de mi primera mini-ultra de 60km, volvía a las andadas y la verdad es que muy muy bien. Con GoPro en mano allá que iba este duendecillo. ¿Era un galápago? ¿Era una gacela? ¡NO¡ Era el pequeño saltamontes, ¡Serwakka! Corría ligero, grababa, adelantaba a la peña, grababa. Así todo el trayecto. Para mi sorpresa, tras el primer serrucho de vertientes me dispondría afrontar la rambla. Tras darlo todo no me acordaba de ella así que ahí, mas por orgullo y por grabar que por otra cosa intenté no pararme en ese tramo y rezar para que viniera pronto cualquier subida para andar y descansar.
Acabado el segundo tramo, la rambla, dispondríamos a realizar nuevamente el serrucho aunque esta vez era mas largo. Algunas subidas eran.... como lo diría... ¡TE PONIA BOCA ABAJO! Empezabas a subir y cuanto mas subías mas inclinado era hasta el punto de casi escalar jajaja (no exagero) Disfrutando de todo lo posible y dirigidos ya a meta dispondría del gran final. Niños chocándome la mano, aplausos, música, el speaker mencionando mi nombre, palmeras a los lados del pasillo de meta, una alfombra roja, antorchas de fuego, la batukada, mi chica en la espera y ¡PUM! Un salto de alegria y felicidad dieron por finalizada la gran prueba. 323 duendecillos a la espera de su oro en la meta. Este duendecillo encontró su oro, el beso de la chica....

Lugar: Perín, Cartagena
Día: 12 Agosto 2017
Distancia: 14Km, 545m+
Tiempo: 01:40:54
Pos.Cat: 162/274



domingo, 4 de junio de 2017

LA SABIDURÍA DE LOS SENTIDOS

Tan sabia es la naturaleza que al mundo le dotó de todos los sentidos.

Le dio el tacto y así montañas y llanuras crecieron de debajo de la Tierra como animales para poder acariciarlos.
Le regaló el gusto y para disfrutar decoró su cuerpo con dulces ríos y salados mares.
No dudando de su sabiduría ésta le obsequió a la Tierra el sentido del olfato y con ello, millones de flores coloridas con todas sus aromas.
El sentido del oído para poder escuchar la melodía de los animales.
Pero tan sabia es la naturaleza que jamás le dio el sentido de la visión para que así, no sufriera al ver como los seres humanos la invaden



jueves, 1 de junio de 2017

SERIES

Tu y ella. Ella y tu. Una recta que de por sí es interminable hasta con el coche. Una palabra que al mencionarla te provoca tembleque en las piernas. Se te acelera el corazón con tan solo oírla.

Una recta que te hará sudar como nunca antes. Una recta que te pondrá a un ritmo inimaginable por un corto periodo de tiempo pero que, te parecerá eterno y que mientras la recorres tu corazón bombeará sangre y oxígeno los pulmones como nunca antes. Un calentamiento previo, más para concienciarte que para calentar. Una recta que te hará mejorar de una manera vertiginosa pero lo tendrás que sufrir. Y por no mencionar si lo realizas solo y en pleno sol.
Yo haría un calentamiento previo para realizar el calentamiento y luego un "vuelta a la calma", las series las dejo para la televisión.
Pero allí estas, en medio de esa recta corriendo como nunca, tan rápido que las piernas giran como si fuera un molino. Concienciado de hacerla 16 veces. Un silencio acojonante, las pulsaciones a toda máquina y chorreando adrenalina. Solo se escuchan dos cosas: el pum pum... pum pum... del corazón y el metrónomo de la respiración acorde con las zancadas.
Solo te queda hacer una cosas, correr como nunca antes corriste.